30 enero 2006

España, ¿se derrumba?

Vivimos agitados continuamente, zarandeados por los medios de comunicación gracias a su brutal cobertura del asunto del Estatuto para Cataluña. Viniendo de parte de ciertos medios, este zarandeo es terriblemente preciso, un ataque a la línea de flotación de nuestras ideas. Ya estamos acostumbrados.

Parece que España se derrumba, que el apocalipsis está cerca y que quizá sólo algunos trogloditas del ejército español podrían evitarlo. El ambiente está tenso y algunos aprovechan para meter más cizaña, es más, es que son los responsables directos de ello. No aceptan la derrota, y si no fuese porque los tiempos han cambiado, volveríamos a vivir otro "quieto todo el mundo". ¿He mencionado a Tejero?. Juro que fue sin querer, y que no tiene absolutamente nada que ver con que este golpista comparta las mismas tesis que Mariano Rajoy. Será casualidad, como también lo será que la misma iglesia católica se pase la mañana lanzando ondas electromagnéticas al aire, conteniendo éstas la verborrea más rancia y parcial que existe en la europa unida, con permiso de ciertos sectores franceses y otros austríacos.

El partido en el gobierno, por su parte, pretende terminar cuando antes con este asunto que le está infiriendo un fuerte desgaste. La orden a Zapatero ha sido Estatut sí, pero ya, conscientes de que cuando esto concluya se comenzará a notar que no era tan malo el lobo como lo pintaban. Algunos, bajo cuerda y a escondidas concluyen que "lo que le de a ese, dénosle a nosotros también". Que se lo pregunten al gobierno de la Comunidad Valenciana. Y al andaluz, al extremeño o al leonés, pasando incluso por el madrileño. Aquí todos quieren la pasta, que en definitiva es de lo que se trata, de que las administraciones más cercanas a los ciudadanos sean las que gestionen los fondos. Otro tipo de lectura me parece como poco confusa, aunque claro está, es sólo mi opinión.

Opinión que puedo expresar libremente ahora, sin un gobierno apuntándome a la cabeza y esperando a verme despotricar para señalarme como rojo, terrorista o primo de Saddam. Sí, yo uso detergente también, ¿cómo si no iba a lavar la ropa?. Si le parece al caballerete, se la paso semanalmente a su esposa, que de eso de subyugación femenina sabe mucho, o si no recuerden lo que dijo sobre las virtudes de la Cenicienta en esa abominación literaria que debió componer tras largas sesiones en la bodeguita. Ah, no, que allí no bajaba ella, ya saben el chiste... no sea que los invitados se decidan a meterle mano a la botella.

España no se derrumba: progresa. Hoy puedes quejarte y ser recibido por el blando, que al final te das parte de lo que quieres y que por eso está apodado zapatonto. Aquel que lo que hace es oír la voluntad popular y sopesarla, que para eso le pagamos. Y no un enano belicoso que se alía con la voz de la sangre en el mundo, que hace el ridículo cambiando su acento y poniéndose un sombrero de vaquero (ey, que los buenos eran los expoliados indios, nunca lo olvidemos), o que planta las pezuñas sobre la mesa de un criminal que dice tener una misión divina en la tierra.

La gente puede pasearse libremente, cogidos de la mano, sin que el hecho de tener el mismo grupo de cromosomas sea obstáculo alguno para ser considerados una familia. Mire usted, mi familia la escojo yo. La familia no es algo puesto ahí con una importancia en sí misma: tiene la que le damos. El resto, todo lo demás, son interpretaciones subyacentemente religiosas, no se equivoque.

Podría enumerar una larga lista de logros, y otra más corta de errores. Pero un gobierno se puede equivocar, de hecho todos lo hacen varias veces. Lo que no puede hacer es manipular la información, desoír un claro clamor popular o tomar por tontos a los ciudadanos.

Un país lo primero que necesita es libertad, y el resto de objetivos ser trabajados. Sin la primera... es como planificar la vida de un hijo que ni siquiera ha nacido aún.


1 Comments:

At 02:45, Blogger Pedro said...

Comparto por completo tu comentario.
Siempre he dicho que la derecha española no conoce la democracia y el régimen de libertades, sino que enmascara el franquismo más rancio.
Tú fíjate en un dato; perdieron las elecciones por ocultar y manipular información sobre el atentado de Madrid, y por supuesto por apoyar una guerra cruel e injusta donde las haya (que son todas). Pues siguen pensando que no fué por eso y culpan al partido del gobierno-en el cual no simpatizo demasiado tampoco-de aprovecharse de la tragedia. Ellos no tienen las pulgas, sino los demás.
Pues tienen pulgas y rabia, sí, la de los perros.
Saludos, amigo.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home